Blue Monday, ¿qué es esto? ¿Existe realmente o se trata de un cuento publicitario? Sea como sea, lo que sí es un hecho es que siempre podemos combatir un día triste, aunque sea, o no, el peor del año. Por eso hoy os traemos una serie de claves para abordar de la mejor manera este tipo de días.

Lo primero que no debemos perder de vista es que cualquiera puede tener un día triste y esto no debe alarmarnos. A partir de ahí, liberemos la imaginación. Pensemos en aquellas cosas que nos hacen sentir bien, que nos llenan de vida.

 

  1. Escucha música:

Un equipo de la Universidad de Manchester (Reino Unido) demostró que subir el volumen y escuchar nuestra canción favorita, libera endorfinas. Estos neurotransmisores son comúnmente conocidos como la “hormona de la felicidad”, ya que tienen un efecto similar al de los analgésicos y la sensación de bienestar.

  1. Cambia tu rutina:

El objetivo es desconectar de lo que estás haciendo. Al salir a caminar, correr o incluso viajar, estamos favoreciendo la reducción del estrés ya que dejamos atrás las preocupaciones. Cambiar nuestros hábitos nos da la fuerza para empezar de cero, cambiar la perspectiva y dar un nuevo enfoque a nuestros problemas y decisiones.

  1. Rodéate de alegría:

Disfruta del efecto de contagio que tiene el buen humor. Encontrarnos en compañía de personas con alegría y buen humor nos ayuda a evitar el riesgo de caer en la tristeza. Así que un buen ataque para este Blue Monday es llamar a tus amigos y amigas y pasar un buen rato.

  1. Busca un hobby:

Mantenernos ocupados y distraídos nos ayudará a focalizar nuestra atención en otra actividad, de manera que podamos salir de esa situación de tristeza o desánimo. Encontrar una actividad lúdica nos ayudará a poner freno al estrés y centrarnos en lo que nos hace sentir bien.

Un ejemplo puede ser hacer deporte. El ejercicio físico tiene innumerables beneficios sobre nuestra salud, ya no sólo a la hora de mantenernos en forma y evitar enfermedades, si no que también ayuda a nuestra mente en la producción de endorfinas, ¡y ya sabéis lo que esto conlleva!

  1. Cuida tu alimentación:

Además de su función nutritiva, los alimentos son necesarios para producir neurotransmisores como las endorfinas o la serotonina, lo cual repercute directamente sobre nuestro estado de ánimo. Alimentos como los cereales, los arándanos, las fresas, las nueces… incluso las algas marinas alegrarán un poco más tu día.

  1. Duerme mucho y duerme bien:

Dormir entre 6 y 8 horas es indispensable para poder llevar una vida saludable. Al descansar, el cuerpo se estabiliza y con ello nuestros niveles hormonales. Con esto conseguimos que los niveles de cortisol y adrenalina (“hormonas del estrés”) se equilibren dejándonos más tranquilos y emocionalmente, más fuertes.

  1. Ríete mucho:

Y más claro que el agua. Reírnos nos ayuda a reducir los niveles de estrés y a evitar pensamientos negativos.

 

Y ante todo, lo más importante, relativiza. No olvides que en la vida no es todo blanco o negro. Cuando nuestro ánimo decaiga debemos esforzarnos por sacar el lado bueno de las cosas. ¡Saca tu positividad!

Blue Monday

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ala Psicologia utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Encontrará más información en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies